Seleccionar página

Las disartrias son trastornos del habla con alteraciones motrices en la respiración, la fonación, la resonancia y la prosodia como consecuencia de una lesión neurológica que afecta al sistema nervioso central y/o periférico. Esta alteración del habla repercute notablemente en la capacidad que tiene una persona para comunicarse.

En la disartria se ve comprometido el control de la musculatura propia de los mecanismos del habla, con disfunciones tanto en el tono como en el movimiento muscular.

Los programas de intervención logopédica en la patología disártrica deben ajustarse siempre a las necesidades y a la situación médica de cada paciente de acuerdo a unos objetivos generales que son:

  • Recuperar en la medida de lo posible las funciones afectadas.
  • Desarrollar la sensibilidad muscular propioceptiva.
  • Concienciar a la persona con disartria de los posibles trastornos del habla para favorecer al máximo su autocontrol.
  • Disminuir las alteraciones del habla y mejorar la inteligibilidad de la comunicación oral.
  • Aprender a practicar ejercicios y estrategias de forma sistemática para automatizarlos al máximo. (Las personas con disartria deben practicar en su domicilio los diferentes ejercicios que se les enseñan en las sesiones para mejorar  la articulación).

En el tratamiento influyen las capacidades cognitivas (memoria, impulsividad….), la fatigabilidad física, la distribución temporal de los distintos tratamientos que debe realizar, etc. No obstante, la disartria ha de abordarse desde distintas perspectivas; paciente, familia y logopeda deben perseguir el mismo fin: lograr una comunicación lo más efectiva posible. En Logopedia Pío XII proponemos un programa de apoyo logopédico para que las personas con disartria puedan practicar ejercicios en casa encaminados a mejorar la articulación.